Sin temer a la experiencia humana.

Me consterna lo que ha pasado en mi país Colombia, este fin de semana. Me consterna lo que está pasando últimamente en el mundo y con esto me refiero a la muerte de personas a diestra y siniestra, sin ningún escrúpulo, con intención, indiscriminadamente, mandando el mensaje al mundo “es que la vida no vale nada”. Pero no, no estoy de acuerdo con esto. Los acontecimientos siniestros de los últimos meses y ahora en mi país, hieren mi sensibilidad y hacen que levante mi voz de protesta en contra de cualquier acto de criminalidad o amenaza ante cualquier acto que se oponga a la vida.  Todos venimos aquí con ilusiones, con sueños, con planes, pero sobretodo con un propósito que no acabamos de cumplir o se ve truncado porque alguien más en su inconciencia acaba con la vida de alguien …y hoy, en mi vulnerabilidad y sensibilidad a flor de piel; me pregunto:

Me escondo? Nos escondemos? vivimos con temor?  con miedo? dejamos de viajar, de opinar, de salir a disfrutar un cine o un centro comercial? y pensando en odiar a aquellos que nos hacen daño?…o más bien, seguimos enfrentando la vida? disfrutando, compartiendo, viajando, valorando, en otras palabras, amando tanto aquello que hemos venido a vivir como al Ser Humano?

Pues si, yo ya escogí. Me quedo con la última opción, la opción de vivir cada momento como si fuera el último, dando lo mejor de mí a cada persona, a cada situación, en cada momento, trabajando con pasión, viviendo con intensidad, viajando y descubriendo el mundo, conociendo personas nuevas.. porque esto es verdaderamente el significado para mí de esta experiencia humana, sin temerla, sin miedos y si los tengo, enfrentándolos…porque si lo que quieren “unos cuantos” es que nos quedemos en casa y que vivamos atemorizados a toda hora, y sólo sea de la casa al trabajo y del trabajo a la casa (dónde también hay riesgos), odiando a los que nos hacen daño, criticando la situación, y sembrando terror y miedo, será una forma de decir que “ellos” tiene razón, de que el odio puede sobre el amor, la oscuridad sobre la luz, el mal sobre el bien y ganarán, ganarán la partida…

Escojo entonces SER consciente de mis actos y de mis pensamientos, sonreir así sea a una persona desconocida, sea mi vecino o hasta aquella persona con quien no me llevo bien. Escojo una palabra amiga, escojo abrazar, dar, salir, compartir, viajar, cuidar la naturaleza, los animales, mi familia, mis amigos y al vecino así no lo conozca, para enviar el mensaje correcto de que NO viviremos bajo la emoción del miedo, ni el rencor, ni paralizados, ni segregados, ni divididos porque a éste planeta vinimos a algo más grande que odiar y vibrar en bajas frecuencias…vinimos a amar y siento que mi experiencia, mi verdadera experiencia humana me dice que SI, que el amor puede con todo, conquista todo y aunque suene romántico, el amor con conciencia hace que no temamos a esta experiencia de vida, así que me quedo con este sentimiento, sin odio, sin rencor, solidarizándome con los demás, y sólo amando…¡amando a todo y a todos! y tú, qué escoges?

Sin temer a la experiencia humana.
Califica esta publicación

Compartir:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario