LA MENTE

Existen dos divisiones principales, una la mente consciente y la mente subconsciente. La primera la consciente es la que nos acompaña en el día a día de nuestras decisiones la porción de la mente que piensa, observa datos, los recuerda y resuelve problemas, es la mente que se ocupa de la razón y de lógica .

La mente subconsciente hace referencia a aquello que se encuentra por debajo del umbral de la conciencia ese estado de consciencia recibe constantemente todo tipo de información a través de los cinco sentidos, para después analizarla y actuar en consecuencia.

El subconsciente es el responsable de acumular datos en nuestra memoria, de ejecutar esos hábitos automáticos ya interiorizados o de cumplir con las funciones del cuerpo que se escapan de nuestro control, como la respiración, la digestión o la circulación.

Esta mente, al contrario de la mente consciente, razona analógicamente, es decir, por semejanza. Una mala experiencia durante la niñez en una bañera puede llevarnos a tener miedo a la piscina de adultos. Nuestra mente consciente sabe perfectamente que no es lo mismo una bañera y su cantidad de agua que una inmensa piscina, pero para nuestra mente subconsciente es algo parecido.

Nuestra mente subconsciente no tiene la capacidad de rechazar. De ahí la frase “No te digas no puedo ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido del humor”, y es totalmente cierta. El subconsciente absorbe, sin juzgar.

Es claro percibir que nuestra mente subconsciente tiene un gran aporte en la función mental. Muchos autores aseveran que la capacidad de la mente consciente es tan solo de un 5% mientras que la mente subconsciente posee una capacidad del 95% y eso esta afirmación tiene sentido cuando ésta es capaz de manejar procesos tan complejos en nuestro interior como la misma síntesis celular sin la intervención de nuestra mente consciente.

Ahora en el día a día cuando los problemas surgen, o tenemos que tomar decisiones un 5% de la memoria consciente en muchos casos pareciera no ser suficientes. Que pasaría si podríamos añadir tan solo un 10% mas del 95% de la mente subconsciente, tal vez no estaríamos tan lejos de la ficción, y tendríamos mayores recursos para confrontar sabias decisiones en nuestra vida que nos lleven a mayores niveles de realización.

Deja una respuesta